De «El pequeño salvaje» al Doctor Itard. De cómo una película puede llevar a una investigación pedagógica

pequenosalvaje2Una película, “El pequeño salvaje”, de Trufautt, puede ser el comienzo de una investigación que lleve a conocer un poco más a Rousseau, Dr. Itard, Seguin, Montessori, los caminos de la filosofía y la medicina, pues en todos ellos confluyen la educación, el aprendizaje, la enseñanza especial, los métodos experimentales y la investigación pedagógica.

En este artículo, los profesores Ilda Peralta Ferreyra y Enrique Martínez-Salanova Sánchez, parten de la visión y del análisis de la película, para plantear nuevas visiones y grandes interrogantes.  En el artículo publicado en Aularia, exponen con cierta brevedad y multitud de imágenes un trabajo que hace años realizan sobre los dilemas que plantea una investigación pedagógica en la que los sujetos de la investigación son niños con problemas diferentes.

El doctor Jean-Marc-Gaspard Itard, fue un médico francés nacido en 1774, interesado en la naciente ciencia de la «medicina mental» o psiquiatría. Cuando tenía 26 años se topó con un extraño caso, el del niño salvaje de L’Aveyron, que cambió su vida. François Truffaut, en 1960, llevó la historia al cine con su película El Pequeño Salvaje (L’enfant sauvage), con fotografía de Néstor Almendros. El Dr. Itard escribió sus descubrimientos e investigaciones, que sirvieron de inspiración a Edouard Séguin, su discípulo y al que animó a trabajar con niños con discapacidades mentales y de María Montessori, que más de un siglo después, siguió sus pasos y sus escritos y hoy es referencia mundial en el campo de la educación. Sin embargo, en la mayoría de los libros de Historia de la Pedagogía, ni el Dr. Itard ni Seguin son nombrados, a pesar de que María Montessori hace innumerables referencias a ellos y la influencia que tuvieron en ella y sus métodos de trabajo.

Itard desarrolló en sus escritos toda la investigación, con sus aciertos y errores, sus dudas e interrogantes. El mejor caso, sin duda, documentado, que se ha dado sobre la educación y tratamiento de niños salvajes (Carl Von Linné, Linneus, los incluye dentro de sus nueve especímenes de Homo Sapiens Ferus, una subespecie de la humanidad creada por él, en su trabajo Systema Naturae, publicado en 1758). En el siglo XX, el caso de otra niña, Genie, siguió poco más o menos los mismos pasos, a pesar de los conocimientos y la tecnología desarrollada hasta el momento.
Los métodos que Itard utilizó, tuvieron la base en  los principios de imitación, condicionamiento y modificación del comportamiento, que lo posicionaron a la vanguardia de su época y lo llevaron a inventar muchos mecanismos de enseñanza que aún se utilizan. De hecho, Itard depuró las técnicas que había usado con Víctor, convirtiéndose en un pionero de la educación especial.

Sin embargo, Itard se hizo muchas preguntas a sí mismo, de las que dejó constancia en sus escritos. Existe tensión en el mismo corazón de la pedagogía, entre los «instrumentos didácticos» que se convierten en medios de éxito, y «la investigación ética»

Anuncios

Acerca de Enrique Martínez-Salanova

Pedagogo y antropólogo, vicepresidente del Grupo Comunicar
Esta entrada fue publicada en Educomunicación creativa y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s